Autoridades no hicieron nada por evitar el cierre del Instituto Cumbres, denuncia Joaquín Guillermo Fernández Urban

El abogado fiscalista Joaquín Guillermo Fernández Urban, integrante de Familia Misionera, lamentó el cierre del Colegio Cumbres en la ciudad de la ‘Eterna primavera’, cuya institución es considerada una empresa educativa de prestigio en el país y en el extranjero.

0 41

Los antecedentes del Colegio Cumbres se remontan al 2015 cuando el abogado Fernández Urban y los empresarios Juan Vidal y Gerardo Enrique Alamilla Martínez, iniciaron en Morelos el trabajo y representación de la organización Familia Misionera, conformada por padres de familia con hijos en el Colegio y que realizaban labores altruistas por todo el país, incluida la ciudad de Cuernavaca.Pero la instalación del Cumbres en la capital morelense data del 13 de junio de 1948 y para ello contó con el esfuerzo de los padres de familia y su trabajo social que permitía llevar ayuda a zonas apartadas y empobrecidas en el Estado de Morelos, “los mismos que son olvidados fácilmente después de las elecciones”, se subraya en las labores altruistas.

Padres de familia entrevistados sobre la situación del colegio, manifestaron su tristeza al enterarse de que mas de 100 personas perderán su trabajo cuyas jornadas eran de los mejores pagados en el Estado de Morelos por encima de cualquier institución educativa.

Lamentaron asimismo que mientras en otros estados del país existe incluso lista de espera para ingresar al Colegio Cumbres, aquí en Morelos, aun teniendo las mejores instalaciones que cualquier escuela de educación básica, cierren sus puertas por falta de alumnos, ocasionada principalmente por la emigración a otros lugares por la falta de seguridad.

También puedes leer: Con tecnología médica Morelos fue pionero en el sector salud: Joaquín Guillermo Fernández Urban

Guillermo Fernández, así como otros padres de familia, criticaron el poco interés de las autoridades estatales y municipales para dar el apoyo al colegio y evitar la perdida de fuentes de empleo, lo cual repercute de manera primordial en la economía global del estado.

Los exintegrantes de Familia Misionera lamentaron que las autoridades no se hayan acercado a Luly Clariond, encargada del grupo educativo en México, para evitar su cierre porque la labor del Colegio Cumbres Cuernavaca no solo era educativa, sino también formativa y de ayuda social a través de su programa de Familia Misionera, que ahora se desconoce su futuro.

Otra de sus preocupaciones es el destino que tendrá el trabajo de ayuda y evangelización de zonas marginadas en Tétela del Volcán, que iniciaron en Morelos Juan Vidal, Joaquín Guillermo Fernández Urban y Gerardo Enrique Alamilla Martínez, en representación de Familia Misionera.

CON INFORMACIÓN DE NOTICIAS DE MORELOS


Comentarios

Danos tu opinión